¿Has estado en medio de una sesión de ejercicio intensa en la que, de pronto,
sentiste cómo la sudoración se acumulaba en tu ropa, poniéndote incómoda? ¡No
estás sola!

La sudoración es una parte natural de cualquier actividad física, pero eso no
significa que debamos resignarnos a sentir malestar mientras entrenamos.
Afortunadamente, la tecnología en ropa deportiva ha avanzado de manera
impresionante, ofreciéndonos opciones que nos mantienen frescas y secas durante
el ejercicio.

¿Conoces cuáles son esas tecnologías y materiales que hacen posible
mantenernos cómodas y en control de la sudoración mientras practicamos
deportes?

1. Telas transpirables: Las telas transpirables son esenciales para permitir que el
calor y la humedad se evaporen de la piel. Materiales como el poliéster y el nylon
son conocidos por su capacidad para alejar la humedad de la piel y permitir que el
aire circule, manteniéndonos frescas y cómodas.

2. Tecnología de control de la humedad: Mucha de la ropa deportiva utiliza
tecnología de control de la humedad para ayudar a mantenernos secas. Esto implica el uso de telas que absorben la humedad de la piel y la transportan hacia la
superficie de la prenda, donde se evapora rápidamente. Esto significa que, incluso si estás sudando profusamente, tu ropa se mantendrá relativamente seca.

3. Tejidos de secado rápido: Además del control de la humedad, los tejidos de
secado rápido evitan que la ropa se vuelva pesada y húmeda, lo que puede ser
incómodo y aumentar el riesgo de irritación de la piel. Gracias a los tejidos de
secado rápido, puedes seguir moviéndote con comodidad incluso durante los
entrenamientos más intensos.

4. Ropa con ventilación: Muchas prendas de ropa deportiva cuentan con paneles de malla estratégicamente colocados que permiten una mayor circulación de aire. Esto ayuda a regular la temperatura corporal y a mantenernos cómodas incluso en climas cálidos. Algunos diseños incluso incorporan aberturas de ventilación en lugares clave, como las axilas, para mejorar aún más la circulación de aire.

5. Ropa antiolor: Además de hacernos sentir incómodas, la sudoración puede
causar malos olores. Afortunadamente, algunas marcas de ropa deportiva han
desarrollado prendas con propiedades antiolor. Estas prendas están diseñadas para inhibir el crecimiento de las bacterias responsables de los malos olores, lo que
significa que puedes mantener la frescura incluso después de un intenso
entrenamiento.

6. Protección UV: Especialmente si haces ejercicio al aire libre, la protección contra
los rayos ultravioleta (UV) es fundamental. Por eso, es importante que tu ropa
deportiva cuente con protección UV incorporada para proteger tu piel de los rayos
del sol. Esto es esencial para prevenir quemaduras solares y reducir el riesgo de
daño a largo plazo.

7. Costuras planas y sin rozaduras: Nada arruina tan desagradablemente un buen
entrenamiento como las rozaduras y las costuras incómodas en tu ropa. Por eso,
asegúrate de que tus prendas estén confeccionadas con costuras planas y sin
rozaduras para evitar el roce en la piel. Esto es especialmente importante en las
zonas de alta fricción, como la entrepierna y las axilas.

8. Ropa deportiva de compresión. Se ha vuelto cada vez más popular en los últimos años. Estas prendas ajustadas no sólo ayudan a mejorar el flujo sanguíneo y reducir la fatiga muscular, sino que también pueden ayudar a mantener la frescura y la comodidad durante el ejercicio al proporcionar un ajuste ceñido que absorbe la
humedad.

La tecnología en la ropa deportiva ha avanzado significativamente para mantener a
las mujeres frescas y secas durante el ejercicio, hasta lograr la amplia gama de
opciones disponibles de entre las que puedes elegir.

¡Ya no tienes excusa para no mantenerte cómoda y fresca mientras trabajas en tu salud y bienestar! Ponte tu ropa deportiva favorita y arrasa en tus entrenamientos.

24 octubre 2023 — Valeria Rico Vázquez