Una cosa es cierta: La belleza física se agota. Y aunque aún no se descubre la fórmula de la juventud eterna, afortunadamente es posible prolongar (a veces de manera sorprendente) la aparición de los rasgos de envejecimiento y deterioro físico que suelen aparecer con la edad. 


La flacidez es uno de ellos, particularmente la del abdomen. La actividad física habitual promueve la salud y una apariencia agradable al mismo tiempo, de ahí que desde muy temprana edad, se promueve cada vez más la práctica de deportes y cualquier otra actividad que mantenga a las personas en movimiento.


Es cierto que nunca es tarde para empezar, ni para corregir los hábitos desfavorecedores, pero debemos advertirte que no existen abdominales instantáneos. De hecho, se requiere dar el paso a una dieta saludable y a entrenar de forma constante para obtenerlos. ¿Estás dentro? Entonces toma nota de los siguientes entrenamientos que te ayudarán a obtener abs de envidia. 


Te lo advertimos desde ahora: Si trabajas de manera constante, realizando entre 15-20 repeticiones de por lo menos 3 de las siguientes series, notarás resultados a la vuelta de un mes. 


  • Crunch: Acuéstate boca arriba, con las rodillas dobladas, los pies en el piso, las manos sosteniendo tu cuello, y levanta lentamente el crunch (flexión del abdomen) lo suficiente como para levantar los hombros del piso. 
  • Tabla: Acuéstate boca abajo en el piso, apoyando la parte superior de tu cuerpo sobre los antebrazos que están planos contra el piso. Contrae el trasero y la barriga para evitar que la espalda se arquee y levanta lentamente el torso del suelo. Mantén la posición durante cinco segundos, luego baja de nuevo a la posición inicial.
  • Maniobra de bicicleta: Comienza en el piso, con la espalda baja presionada contra el suelo, las manos detrás del cuello sin jalarlo. Lleva las rodillas a unos 45 grados y pedalea lentamente. Toca tu codo izquierdo con tu rodilla derecha, luego tu codo derecho con tu rodilla izquierda. Mantén tu respiración relajada.
  • Silla del capitán: Sentada en una silla, presiona tu espalda contra el respaldo. Estabilízate sosteniendo los reposamanos de la silla, luego levanta lentamente las rodillas hacia el pecho y luego vuelve a colocarlas en la posición inicial, manteniendo el movimiento controlado y deliberado durante todo el ejercicio. 
  • Extensiones de espalda: Acuéstate boca abajo en el piso, con los brazos extendidos frente a ti, las palmas hacia abajo y las piernas detrás de ti. Levanta lentamente el brazo derecho y la pierna izquierda del suelo, sostenlos durante varios segundos a una o dos pulgadas del suelo, luego bájalos y repite con el brazo y la pierna opuestas.
  • Pelota de ejercicios: Siéntate en una pelota de ejercicios, con los pies apoyados en el suelo. Deja que la pelota ruede hacia atrás hasta que estés acostada sobre ella, con los muslos y el torso paralelos al piso. Cruza los brazos sobre el pecho y mete la barbilla. Contrae los abdominales elevando el torso a no más de 45 grados. Para un mejor equilibrio, separa más los pies. Exhala mientras se contrae; inhala mientras regresas a la posición inicial.
29 agosto 2022 — Skywox MX